Carnaval con los más pequeños de casa

disfraces para bebes, disfraz bebe, carnaval bebes

Un disfraz cambia la apariencia de la persona que lo viste, a veces de manera superficial y en otras ocasiones de manera más importante. Ante la cercanía del Carnaval es importante recordar que los niños menores de tres años se están descubriendo a sí mismos y están descubriendo el mundo que los rodea, por lo que las transformaciones suelen confundirlos. Un bigote, una nariz pintada u otros complementos que llevemos nosotros o que vistan ellos pueden hacer que les cueste identificarse a sí mismos o reconocer a la persona que va disfrazada. Por insignificante que pueda resultar el complemento, el cambio puede hacer que el pequeño se sorprenda. Imaginemos, pues, ¡cómo pueden reaccionar ante alguien que lleva una máscara, que se ha maquillado mucho la cara o que lleva un disfraz de un personaje de miedo!

No obstante, la reacción de cada niño a la hora de disfrazarse o de ver a alguien disfrazado es diferente. Hay niños a quienes les encanta y sonríen, aunque lo habitual es que los menores de dos años (incluso los menores de tres años) se asusten. Si sospechamos que nuestro hijo lo pasará mal si lo disfrazamos o si nos ve a nosotros disfrazados, intentemos evitarle algunas de las prácticas de esta celebración, como por ejemplo ir a los desfiles. Una buena opción para prepararlo para esta fiesta es, unos días antes de que comiencen las celebraciones del Carnaval, dejar que juegue poniéndose complementos en casa para así irse acostumbrando al cambio de imagen: dejemos que se ponga collares, gafas y pañuelos, que utilice bolsas y monederos…, y que se mire en el espejo para ver cómo se transforma. Si nos hace ilusión disfrazar a nuestro hijo o a nosotros, intentamos pensar en alternativas que se adapten al momento por el que pasa el pequeño. Por ejemplo, pensemos en caracterizaciones que nos permitan tener la cara descubierta y sin demasiado maquillaje. Asimismo, si el niño irá disfrazado, pongámosle el disfraz en casa unos días antes para que, llegado el día del desfile, tenga la imagen más interiorizada.

Otras opciones para celebrar el Carnaval son ambientar un determinado espacio de casa con una temática: el circo, el mar… Cantar y bailar canciones de Carnaval o informarnos de posibles actividades que se realicen en nuestro entorno (en la escuela, en la biblioteca, en los centros cívicos, etc.) para niños de la edad de nuestro hijo también pueden ser actividades interesantes.

Pensemos, sin embargo, que en estas edades las rutinas son muy importantes para los niños y les ayudan a sentirse seguros. Si participamos en alguna actividad festiva, es recomendable que esta sea corta. Asimismo, prestemos atención a nuestros hijos e intentemos irnos de la fiesta si vemos que están cansados.

Categoria
0-1 años, 1-3 años, Ocio y TIC, Ocio y TIC, Revisats