Celebrar el Carnaval

Alrededor de los dos años los niños empiezan a jugar a “hacer como si”, e interpretan diferentes personajes y situaciones: imitan al padre cuando va a comprar al supermercado, a un personaje de un cuento, hacen como si fueran el médico mientras auscultan a su peluche… Es a partir de esta edad cuando, para ellos, el Carnaval cobra más sentido y ya pueden disfrutar de todos los beneficios que aporta disfrazarse y participar en esta celebración.

 ¿Qué beneficios tiene para nuestro hijo participar en el Carnaval?

  • actividades de carnaval para niños, disfraces de carnaval para niños, disfraces infantiles, carnaval niños

    La parte lúdica y festiva, así como la pertenencia al entorno: el tipo de celebración que se hace en cada barrio, en cada pueblo y en cada ciudad en Carnaval es diferente, pero seguro que podemos encontrar alguna actividad en la que podamos participar todos, relacionarnos y compartir un buen rato. De este modo también estaremos favoreciendo el proceso de socialización de nuestro hijo.

  • Si confeccionamos el disfraz nosotros, hagámoslo juntos. Además de compartir un buen rato en familia, mientras el niño pega, pinta, decora… estará favoreciendo habilidades tales como la creatividad o las destrezas manuales. Tanto si el disfraz es complejo de hacer como si decidimos comprarlo, ellos también pueden participar: podemos ir a comprar con ellos, elegir los colores de las prendas de ropa, decorarlas juntos, crear los complementos… A los niños les gusta sentirse protagonistas. Además, cuando participan en la confección de los disfraces los valoran más y se sienten orgullosos de lo que han hecho. También pueden participar en la celebración de otras maneras, como haciendo invitaciones si hacemos una fiesta de disfraces en casa, o cocinando con nosotros si preparamos algún tentempié para el Carnaval.
  • Los disfraces permiten interpretar personajes, crear escenarios… y, por lo tanto, son una forma de entender el mundo y de expresar sentimientos.
  • Disfrazarse es adentrarse en un mundo imaginario que permite a los niños salir del día a día, de la realidad más inmediata, y también anticipar acontecimientos futuros (robots, personajes galácticos…).
  • Disfrazarse es una forma de acercar a los niños a las tradiciones: se pueden disfrazar en Carnaval, pero también en otras fiestas populares. Asimismo, también se pueden disfrazar para simular historias pasadas (por ejemplo, de romanos).
  • Disfrazarse es, sobre todo, una forma de juego y de pasarlo bien; y el juego es uno de los principales recursos que tienen los niños para aprender, para descubrir, y para crecer. A lo mejor a nuestro hijo no le apetece disfrazarse en Carnaval, pero quizás sí le gustará hacerlo en otro momento. Tener a su alcance disfraces y materiales con los que pueda crear personajes, favorecerá que pueda jugar cuando él quiera: no limitemos el uso de los disfraces durante el Carnaval.
Categoria
1-3 años, 3-5 años, Ocio y TIC, Ocio y TIC, Revisats