¿Cómo escoger el colegio?

elegir escuela, buscar escuela, escoger escuela

Escoger la escuela a la que llevaremos a nuestro hijo no acostumbra a ser una tarea fácil para los padres. En cualquier caso, es una decisión que genera dudas y responsabilidades. ¿Qué podemos tener en cuenta a la hora de escogerla?

Hacer una relación de los criterios importantes para nosotros

Debemos tener en cuenta que se trata de una decisión familiar y que, por tanto, conviene escuchar la opinión de todos. En este sentido, podemos hacer una lista de los aspectos que para nosotros definirían la mejor escuela y tenerla presente cuando estemos valorando un centro. Por ejemplo: ¿Responde la nueva escuela a nuestros criterios? ¿Cómo pensamos que debe aprender nuestro niño? ¿Responde el proyecto educativo a lo que esperamos? ¿Cómo son las instalaciones de la escuela? ¿Nos gustan el comedor, el servicio de acogida matinal o las actividades extraescolares?

Tener claros los aspectos que nos resultan importantes y compararlos con la realidad de los centros que visitamos ya nos dará muchas pistas para poder hacer una buena elección.

De hecho, la mayoría de las familias tomamos nuestras decisiones basándonos en dos tipos de criterios diferentes: el primer criterio puede venir determinado por si se trata de una escuela pública o privada, el tamaño, las instalaciones y la proximidad. El segundo se acostumabra a fijar en la calidad del profesorado, el proyecto educativo, los resultados académicos de los alumnos y las posibilidades de participación familiar. Habitualmente lo que parece decantar la balanza hacia un lado u otro son las visitas a la escuela en cuestión y la información que nos puedan aportar otras familias que lleven a sus hijos a este centro.

Buscar información y visitar las escuelas

Buscar por internet los centros escolares y leer su propuesta educativa siempre resultará una buena opción. Las fotografías de las actividades que se llevan a cabo lo que escriben los alumnos en el blog, las salidas programadas, los menús del mediodía, etc., son una forma de conocer cómo es la nueva escuela y cómo aprenden los niños que van. También pueden despertar nuestra curiosidad y ayudar a escoger los aspectos y las preguntas que vamos a hacer cuando visitemos la escuela: ¿Se trata de un centro abierto a la participación de las familias? ¿Se adaptan los menús a las necesidades dietéticas o a las diferentes culturas de los niños? ¿Qué proyectos se llevan a cabo? ¿Qué uso hacen de los idiomas?

Pedir la opinión de otras familias que llevan a los niños a la nueva escuela o que están vinculados a ella nos puede ayudar a tener datos de carácter informal y de utilidad. También nos resultará provechoso preguntarles qué criterios utilizaron ellos a la hora de escoger este colegio para sus hijos.

Otro factor a tener en cuenta en la búsqueda son determinados aspectos objetivos, como el número de plazas del centro y la proximidad con respecto al lugar donde vivimos. En los procesos de inscripción escolar se detallan las puntuaciones a considerar a la hora de poder acceder al centro. Es importante que nuestra elección incluya asimismo estos aspectos más objetivos.

Tomarse el tiempo necesario

Escoger un nuevo colegio es una decisión que tiene un impacto en la familia y en el tiempo, puesto que el pequeño pasará una larga temporada en el sistema educativo. Por ello es bueno hablar de ello con la pareja, con los hijos, con los conocidos y con las personas en quienes confiamos, y que abordemos cualquier cuestión que nos preocupe.

Aunque la influencia pedagógica y la influencia social pueden ser fuertes en este momento de elección, es importante tener en cuenta que la decisión final es de la familia. La primera se refiere a los puntos positivos y negativos que nos llegan sobre el estilo educativo, los proyectos o el profesorado. La influencia social abarca el “boca a oreja” que recibimos sobre la escuela (buena o mala fama, tipos de alumnos y familias que acoge, etc.). A pesar de los comentarios que nos llegan, será conveniente estar abiertos y sentir curiosidad. El tiempo que hayamos dedicado a consultar información, las visitas a los centros y las reflexiones sobre lo que para nosotros es importante nos ayudará a encontrar la mejor escuela.

Aprender y crecer en familia

Finalmente, vale la pena que disfrutemos de esta etapa. Conviene tener en cuenta que escoger un nuevo colegio es un momento de cambio. Por ello es fácil que convivan preocupaciones compartidas, visiones diferentes y, a veces, tensiones. Aprovechemos estos momentos para desarrollar la habilidad para escuchar activamente a los otros, hacer aportaciones positivas, resolver nuestras diferencias y tomar decisiones conjuntas. Valoremos el cambio, como el momento de recoger información, leerla y compartir inquietudes y dudas con la familia, hacer visitas con los niños, fomentar la responsabilidad con respecto a la nueva etapa, y aprender del proceso de toma de decisiones en familia.

Categoria
3-5 años, Desarrollo y Aprendizaje, Revisats