Ejercicio durante el embarazo: ¿Es recomendable?

Durante el embarazo, y siempre que el médico no nos lo desaconseje, es recomendable realizar deporte o algún ejercicio físico moderado, ya que su práctica nos aportará diversos beneficios:

salud, embarazo, ejercicio, deporte, físico, cuerpo, actividad

  • Aporta sensación de bienestar físico y emocional.
  • Estimula la circulación de la sangre y mejora la presión arterial.
  • Mejora la capacidad respiratoria de la madre y la oxigenación del feto.
  • Evita que aumentemos excesivamente de peso.
  • Reduce el riesgo de diabetes gestacional.
  • Reduce los niveles altos de colesterol.
  • Ayuda a estar en forma para poder afrontar el parto.
  • Facilita la recuperación después del parto.
  • Fortalece la musculatura.
  • Aumenta nuestra resistencia.
  • Favorece la corrección postural.
  • Mejora el sueño, el estreñimiento y la hinchazón.
  • Crea hábitos de vida saludables.

Para poder disfrutar de estos beneficios, que la práctica de un ejercicio físico moderado nos aportará durante el embarazo, es recomendable:

  • Realizar ejercicio suave durante unos 30 minutos al día.
  • Continuar practicando ejercicio de forma habitual si ya lo realizábamos antes del embarazo, pero moderando la intensidad.
  • Si antes del embarazo no realizábamos actividad física, empezar poco a poco, intensificando el ejercicio de manera gradual.
  • Evitar practicar deporte o actividad física si hace calor o humedad, por el riesgo de deshidratación o aumento de la temperatura corporal.
  • No practicar movimientos o deportes de contacto, saltos o contragolpes.
  • Evitar estar de pie o en posiciones estáticas durante mucho tiempo.
  • Calentar antes de iniciar el ejercicio y realizar estiramientos y actividades de relajación después –durante cinco o diez minutos–.
  • Descansar cuando aparezcan señales de fatiga.
  • Mantener una postura adecuada durante el desarrollo de la actividad física, así como en las actividades cotidianas –levantarse de la cama, agacharse, etc.–.
  • Utilizar ropa transpirable, elástica y que no nos apriete, así como un calzado adecuado que nos permita una buena distribución del peso.
  • Practicar actividades en grupo y en familia, favoreciendo un clima de distensión y el intercambio de experiencias.

¿Cuáles son los ejercicios y las actividades más recomendables durante el embarazo?

  • Caminar o subir escaleras: no supone ningún riesgo ni requiere esfuerzo, y ayuda a mantener la salud cardiovascular.
  • Ejercicios acuáticos y natación: nos ayuda a sentirnos ligeras, mejora la circulación y la respiración, permite mantener el peso y fortalecer la musculatura. En general, promueve la relajación física y mental y nos puede ayudar a dormir mejor.
  • Bicicleta estática: tonifica, relaja y mejora la circulación evitando el riesgo de caídas, posturas forzadas, etc. de esta práctica en el exterior.
  • Entreno de técnicas de relajación –yoga, taichí, pilates–: recomendables para preparar el parto. Además de fomentar nuestra relajación nos aportan flexibilidad y mejoran nuestro tono muscular.
  • Actividades dirigidas a embarazadas: practicar ejercicios perineales –ejercicios de Kegel– mejoran la tonificación de la pelvis. Del mismo modo, la participación de grupos de preparación al parto permite la implicación de la pareja o de la persona que nos acompañe. En estos grupos se combinan ejercicios corporales y técnicas de relajación que mejoran nuestro estado físico y emocional, y que nos ayudarán a mitigar el dolor en el parto.

¿Qué actividades nos pueden comportar algún riesgo?

  • Montar a caballo.
  • Deportes de contacto, como el yudo, el taekwondo, el kick boxing…
  • Deportes que requieren esfuerzo abdominal, como el baloncesto o el voleibol.
  • Deportes de raqueta, como el tenis o el pádel, excepto si se realizan en sesiones muy cortas y evitando el saque.
  • Esquí.
  • Submarinismo, buceo con escafandra y saltos de trampolín.
  • Correr más de 3 kilómetros diarios.
  • Carreras de velocidad.

 

Categoria
Embarazo, Revisats, Salud prenatal