El nacimiento de un hijo, un cambio en nuestras vidas

nacimiento hijo, llegada de un bebé, ser padres, maternidad, paternidad, dudas paternidad, dudas maternidad, dudas ser padres, cambios vida padres, cambios vida paternidad, cambios vida maternidad, preparar llegada bebe, nacimiento

Cuando decidimos vivir la experiencia de ser padres o madres por primera vez, entramos en una nueva etapa que marcará nuestra vida. Nuestro hijo no vendrá con un manual de instrucciones bajo el brazo, sino que debemos ser conscientes de que todos los bebés son diferentes y únicos, de la misma forma que lo son cada padre y cada madre, así como las relaciones que se establecen entre ellos.

La llegada de un bebé suele provocar que los nuevos padres se hagan muchas preguntas: ¿Cómo será la nueva vida con una criatura? ¿Volveremos a hacer lo que nos gustó cuando éramos pequeños y fue positivo para nosotros? ¿Y qué vamos a hacer con lo que no? ¿Nos dedicaremos a ser exclusivamente padres y madres? ¿Podremos seguir haciendo lo que nos gusta? ¿Nos repartiremos el trabajo?…

Un nuevo miembro de la familia

La llegada de un bebé implica muchos cambios en nuestro ritmo de vida. Esta nueva experiencia nos llena de alegría, aunque, en ocasiones, puede que nos haga sentir desbordados ante los nuevos retos, cansados, tristes, angustiados o acelerados, idealizando todo lo que vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer.

¿Qué le pasa cuando llora? ¿Tiene hambre o sueño? ¿Y si se pone enfermo? ¿Sabré lo que le pasa? ¿Cómo lo aseo? ¿Qué hago? ¿Sabré hacerlo?… Todas estas dudas son normales y no debemos angustiarnos a la hora de planteárnoslas: estamos viviendo una nueva situación y deberemos adaptar nuestros ritmos y nuestro estilo de vida a las características de nuestro hijo para cuidarlo con afecto y paciencia.

Antes de que llegue el bebé, deberemos tener la ropa y el material adecuado, preparar los pañales y otros objetos que el bebé necesite, informarnos y empezar a plantearnos lo que nos gustaría con respecto a su educación, a los valores que le querremos transmitir, y a su día a día (alimentación, baño, rutinas…).

Es habitual que pensemos mucho en cómo será nuestro hijo y la vida con él: de hecho, este proceso es importante porque esto forma parte del proceso de quererle y de incluirle en la vida familiar. Conviene señalar, sin embargo, que en el momento del nacimiento no vamos a poder poner en práctica muchas de las ideas que habíamos tenido durante el embarazo, porque cada bebé, cada padre y cada madre son singulares. Por ello, es importante no sentirnos decepcionados si no podemos llevar a cabo todas estas cosas que tanto deseábamos al principio.

Tiempo para nosotras, bienestar para el niño

Durante el embarazo transmitimos nuestro bienestar al bebé. Por ello, será importante:

  • Cuidar nuestras relaciones personales, de pareja…
  • Tomar las decisiones conjuntamente (desde el mobiliario de la habitación del niño hasta el médico que queremos que acompañe el parto, si queremos que sea el pediatra, etc.).
  • Encontrar el tiempo para estar con uno mismo, puesto que al principio de ser padres el niño absorberá nuestro tiempo, requiriendo mucha atención.
Categoria
Embarazo, Relaciones familiares y comunicación