El segundo trimestre del embarazo: principales dudas

A partir del segundo trimestre del embarazo la madre acostumbra a sentirse mejor: algunos de los síntomas que provocaban malestar durante el primer trimestre, como las náuseas y el cansancio, pueden desaparecer, aunque también pueden aparecer otras molestias, como la acidez y los mareos. En esta etapa empezaremos a notar cambios más evidentes en nuestro cuerpo –principalmente por el aumento del volumen de la barriga–, sintiendo mayor certeza de nuestro embarazo y experimentando nuevas vivencias: por ejemplo, poder ver al bebé en las ecografías y notar su movimiento.

Durante este periodo es habitual que la madre experimente diferentes situaciones:

Acidez, estreñimiento y otras molestias en la digestión: ¿Cómo podemos evitarlas?

segundo trimestre embarazo dudas

Durante el embarazo, los altos niveles de progesterona provocan que nuestro aparato digestivo se relaje y, como consecuencia, podemos tener digestiones más lentas, estreñimiento, acidez estomacal o ardores. Algunas medidas de prevención que podemos adoptar son hacer comidas frecuentes y ligeras; evitar alimentos con grasa, salsas o picantes; cocinar a la plancha, horno, vapor…; procurar no acostarnos o adoptar posturas que compriman el estómago después de la comida, y tomar infusiones digestivas –manzanilla, tila, etc.–.

¿Es normal marearse?

Los mareos o desmayos se deben al conjunto de cambios que está experimentando nuestro cuerpo, principalmente en el sistema cardiovascular: el cuerpo necesita un volumen mayor de sangre y el corazón nos late más rápidamente y con más fuerza. El desmayo o mareo es una respuesta del propio cuerpo ante la sospecha de posibles déficits sanguíneos en otros órganos –principalmente en el cerebro–.

Para prevenirlo podemos:

  • Evitar cambios posturales súbitos: Si estamos acostadas nos incorporaremos poco a poco, por ejemplo empezaremos por dejar colgar las piernas, y si estamos sentadas podemos empezar moviendo los pies para recuperar la circulación.
  • Comer y beber en pequeñas cantidades pero varias veces al día: Nos puede ayudar llevarnos una pequeña pieza de fruta, zumos y agua para tomar si notamos que nos mareamos.
  • Evitar respirar con demasiada intensidad: Las hiperventilaciones –relacionadas muchas veces con esfuerzos excesivos, con la vivencia de emociones fuertes o con el estrés– provocan un exceso de oxígeno en sangre que puede provocarnos un mareo. Aprender a relajarnos y a descansar nos ayudará.
  • Respirar aire fresco, evitar exponernos al calor –temperatura del baño demasiado elevada, exposiciones al sol, etc.– y evitar los lugares con mucha gente.
  • Estirarnos de lado –preferentemente del lado izquierdo, donde está situado el corazón, nos permitirá ayudar al sistema circulatorio– y evitar estar demasiado tiempo de pie en la misma posición.

Si en algún momento notamos que nos mareamos, intentaremos pedir ayuda a la persona que tengamos más cerca. Estirarnos con los pies elevados y refrescarnos con agua las muñecas o la frente nos favorecerá la prevención de desmayos y la recuperación.

Si los desmayos o mareos son muy frecuentes o van acompañados de otros síntomas será necesario acudir al médico.

Varices, estrías… ¿Cómo las puedo evitar?           

Durante el embarazo, y debido al aumento de la presión sanguínea y de peso, es frecuente que aparezcan varices, principalmente en las piernas, en la vulva o en el recto –hemorroides–, o que las que ya teníamos antes del embarazo empeoren.

Practicar ejercicio físico moderado diariamente, controlar el aumento de peso, mantener un rato las piernas en alto evitando periodos largos en la misma posición, dormir sobre el lado izquierdo y utilizar medias específicas –compresivas– para mejorar la circulación nos ayudará a prevenir la aparición de varices y también a disminuir las molestias.

Por lo que respecta a las estrías, son pequeñas roturas de la piel provocadas por el aumento del volumen corporal. Uno de los factores que pueden favorecer su aparición es la falta de elasticidad de la piel: la mejor prevención es una buena hidratación, iniciada lo más pronto posible. Podemos utilizar cremas hidratantes o cremas específicas antiestrías dos veces al día, estimulando las zonas afectadas con masajes. Beber mucha agua, mantener una alimentación sana, comer bastante verdura y fruta –que nos aportará un alto contenido en vitaminas–. Evitar exposiciones al sol y evitar fumar también nos ayudará a prevenir las estrías. Asimismo, como en el tratamiento de las varices, un incremento gradual de peso, el ejercicio físico y dormir correctamente también nos ayudarán a evitar la aparición de estrías.

¿Es normal que sangren las encías?

Como consecuencia de los cambios hormonales y del aumento del volumen de sangre, el sangrado de las encías acostumbra a ser habitual en las mujeres embarazadas. Una buena higiene bucal, utilizando el hilo dental y un cepillo de dientes suave, así como ir al dentista, nos pueden ayudar a paliar este problema.

Noto cambios en el color de la piel y me salen manchas en la cara…

Durante el embarazo podemos producir más melanina, de manera que notamos que en algunas zonas de nuestro cuerpo, principalmente en la cara, aparecen algunas manchas: es lo que se denomina cloasma gestacional.

La principal acción de prevención que podemos realizar es protegernos del sol, evitando la exposición a los rayos UV y haciendo uso de cremas protectoras cada mañana.

En la mayoría de casos estas manchas desaparecen gradualmente después del parto.

Contracciones en el segundo trimestre de embarazo

Durante el segundo trimestre de embarazo podemos notar contracciones esporádicas. Estas se deben a los cambios de nuestro cuerpo y a los ligeros movimientos del hijo que esperamos. Si las contracciones fueran dolorosas o regulares, sería necesario visitar al ginecólogo.

Categoria
Embarazo, Salud prenatal