Estrés y embarazo: ¿Qué podemos hacer?

estres embarazo, estres embarazada, preocupaciones embarazo, preocupaciones embarazada, embarazo, bienestar emocional, bienestar embarazo, relajación embarazo, emociones embarazo, sentimientos embarazo, cansancio embarazada

Durante el embarazo, junto con los sentimientos de emoción y de alegría que nos pueden invadir cuando pensamos que vamos a ser madres o padres, acostumbran a haber asimismo elementos que nos pueden provocar cierta ansiedad: la mayoría de embarazadas, por ejemplo, sienten inquietud por los cambios físicos, preocupaciones por el nacimiento del hijo, por el trabajo, por el hogar, por cómo se van a organizar tras el nacimiento, por los gastos… y por las situaciones que pueden generar estrés.

Este estrés puede ser positivo, en tanto que nos ayuda a hacer frente a situaciones que percibimos como peligrosas o en las que necesitamos mantener un estado de alerta, o puede ser negativo. Si la situación estresante es intensa y se prolonga en el tiempo, puede acarrear consecuencias, tales como complicaciones obstétricas, un parto prematuro, un bajo peso al nacer, abortos, problemas emocionales…

La vivencia del estrés no dependerá únicamente de nosotros, sino de situaciones como un despido, la muerte de un familiar, una mala relación con la pareja… que afectarán a nuestro estado de ánimo. En estas circunstancias, nos puede resultar útil tomar conciencia de la importancia del propio bienestar.

¡Qué nervios!

Durante el embarazo las causas del estrés pueden ser diversas:

  • Preocupación excesiva por el parto, por los cuidados del bebé o por los cambios que viviremos después del nacimiento.
  • Preocupación por el dinero.
  • Cambios en la relación de pareja.
  • Molestias físicas, como náuseas, dolores de cabeza o de espalda, cambios en el estado de ánimo, etc.
  • Sobrecarga laboral y presiones en el trabajo.
  • El retorno al mundo laboral después de la baja por maternidad. 

Como consecuencia de una situación de estrés nos podemos sentir más cansadas, nos puede costar conciliar el sueño, podemos tener palpitaciones, dolor de cabeza, disminución o aumento del apetito, contracturas, tristeza, etc. Será importante, por consiguiente, velar por nuestro bienestar emocional.

El estrés tiene un impacto diferente sobre cada persona, cada madre y cada padre: por esto cada uno dispone de herramientas diferentes que nos pueden ayudar a afrontar el estrés y reducirlo.

¿Cómo podemos reducir el estrés durante el embarazo?

  • Cuando hayamos identificado que nos encontramos en una situación de estrés, será importante aprender a distinguir y a modificar los pensamientos negativos o las preocupaciones excesivas.
  • Si vemos que no somos capaces de resolver la situación por nosotros mismos, intentaremos pedir ayuda.
  • Procurémonos momentos de descanso y suficientes horas de sueño.
  • Realicemos ejercicios de respiración y de relajación. 
  • Reduzcamos, en la medida de lo posible, la carga de trabajo.
  • En caso de experimentar síntomas de depresión o de estrés excesivo, consultémoslo con un profesional especializado.
Categoria
Artículos recomendados, Embarazo, Relaciones familiares y comunicación