¿Jugar en casa? La imaginación al poder!

jugar en casa, juegos para niños en casa, a que jugar en casa, juegos con niños en casa, juegos en casa para niños, juegos en casa

El tiempo de ocio es tiempo para jugar: el juego da placer a todos los implicados, despierta emociones y es, asimismo, una forma de expresión y de comunicación, una herramienta educativa y de aprendizaje. Aunque el juego acostumbra a surgir de forma espontánea y voluntaria, y el niño es el que escoge cuándo quiere jugar y a qué, a veces los adultos también podemos proponer actividades. Esta es una buena decisión: al niño le gustará jugar con nosotros hasta el punto que los momentos de juego en familia se convertirán en fundamentales para establecer relaciones interpersonales de calidad.

Para jugar en casa no hacen falta juguetes sofisticados ni situaciones especiales: las acciones cotidianas, como el rato antes de ir a dormir o la hora del baño pueden convertirse en actividades lúdicas que no nos suponen ningún coste y que nos permitirán pasarlo bien.

A continuación os ofrecemos algunas ideas para compartir espacios y momentos en familia, una propuestas para complementar con vuestra imaginación, lo que os guste, y, sobre todo, ¡lo que le guste al niño!

Juegos para movernos

Creemos circuitos, ¡es fácil!

  • Un camino de hojas de papel: deberemos caminar sobre las hojas sin tocar el suelo.
  • Túneles, cabañas… Con un par de sillas separadas y una sábana que las cubra, cruzaremos por debajo o nos esconderemos allí debajo.
  • Sortear obstáculos como cojines, sillas o mesas, con cuidado, mientras que le perseguimos desplazándonos de diversas formas: a gatas, arrastrándonos por el suelo, de rodillas, de cuclillas… Si otro miembro de la familia lo espera al final de la aventura, lo felicitará por haber llegado a la meta dándole un fuerte abrazo. Asimismo, nosotros mismos también nos podemos convertir en el obstáculo invitando al niño a que nos pase por debajo de las piernas.

Hagamos unas maracas con botellas de agua: podemos rellenar juntos unos botellines vacíos con legumbres. A continuación los tapamos y pegamos los tapones o los precintamos con cinta adhesiva para que el niño no los abra y se coma lo que lleven dentro. Luego, ¡podemos jugar sacudiendo las botellas mientras cantamos y bailamos! Podemos bailar cogidos de la mano, en corro, saltando… les entusiasma.

Si tenemos una caja de cartón grande en casa podremos hacer muchos juegos: se pueden meter dentro y nosotros los arrastramos, se pueden esconder, podremos meter y sacar cosas, etc.

¿Y si salimos corriendo y nos escondemos mientras hablamos con él? “¡Estoy aquí! A ver si me encuentras!”. Seguramente que el niño irá de un sitio para otro, siguiendo nuestra voz, hasta que consiga encontrarnos. Jugar al escondite es un recurso histórico, adecuado para muchas edades y aplicable a varios espacios. También podemos jugar, escondiendo objetos sonoros, como un despertador o una caja de música.

Si en casa tenemos escaleras también podemos aprovecharlas. En función de la madurez del niño las subiremos y las bajaremos con él contando los escalones agarrando la barandilla, solos o cogidos de la mano.

En remojo

El baño ofrece un amplio abanico de oportunidades de juego: dibujar con el dedo en la espuma, jugar a pasar agua de un vaso a otro, hacer olas, jugar con las cosas de baño escondiéndolas bajo el agua, –la esponja, el pote de jabón, etc.– llamándolas por su nombre.

Las burbujas de jabón también le fascinarán: podemos doblar una percha y darle forma de raqueta o quitarle la rejilla a un colador para convertirlo en una magnífica herramienta para hacer burbujas de jabón que a nuestro hijo le van a encantar.

Rutinas del hogar

“¿Adónde va cada cosa? Frío… caliente…”:podemos jugar mientras ordenamos la compra o ponemos la ropa en la cómoda.

La cocina no está prohibida

¡Cocinemos juntos con el niño! Por ejemplo, podemos hacer un pastel frío con bizcochos de soletilla y chocolate: hacemos chocolate deshecho y nos sentamos con nuestro hijo para construir un pastel. Él irá mojando los bizcochos con la leche y, con nuestra ayuda, los irá poniendo en la bandeja. A continuación pondremos una capa de chocolate deshecho por encima y volveremos a empezar, hasta conseguir la altura deseada. Capa tras capa habremos pasado un buen rato elaborando un delicioso pastel.

Momentos tiernos

jugar a casa, jocs per a nens a casa, al fet que jugar a casa, jocs amb nens a casa, jocs a casa per a nens, jocs a casa

En casa no todo tiene que ser ruido y alboroto, también es necesario disfrutar del silencio y de la tranquilidad, optando por juegos y actividades relajantes. Estos momentos podemos disfrutarlos a cualquier hora que consideremos oportuna: antes de ir a dormir, después de comer, a la hora del baño, etc. Por ejemplo, podemos hacer una cabaña en la cama, en el comedor, en el jardín… Esto ayudará al niño a adentrarse en una nueva realidad, en un mundo imaginario donde podremos compartir un rato juntos escuchando música, contándole un cuento, escondiéndonos o, incluso, durmiendo juntos. No es necesario hacer grandes creaciones: bastará con unas sábanas, unos cojines, unas sillas y una linterna.

Las caricias y el contacto físico, como las cosquillas, son muy importantes para los niños. Es una actividad apta para cualquier edad que podemos hacer en cualquier momento del día: caricias antes de ir a dormir, cosquillas para despertar al niño o mientras que lo vestimos o lo desvestimos…

El éxito de nuestras propuestas dependerá de que conozcamos los intereses y necesidades del niño: cada niño es único y reaccionará de una forma determinada en las diversas situaciones: por ello es tan importante adaptarnos a su individualidad.

Categoria
1-3 años, Ocio y TIC, Revisats