La canastilla

La canastilla es la bolsa que preparamos para la llegada del bebé y que nos llevaremos al hospital o a la clínica cuando vayamos a dar a luz. Se trata de una bolsa que debe incluir todo lo necesario para los días que pasaremos en el centro médico, tanto para la criatura como para la madre.

Conviene tener la canastilla preparada como mínimo un mes antes de la fecha prevista del parto, por si este se adelantara.

A continuación, os proponemos una relación de artículos para facilitaros la preparación de la canastilla:

Canastilla, canastilla bebe, canastilla hospital, canastilla recién nacido, lista canastilla bebe

Preparativos para el bebé:

Convendrá preparar una bolsa con ropa y los utensilios que necesitaremos para la estancia en el hospital o clínica, que acostumbra a ser de unos dos o tres días. Necesitaremos tantas mudas como días vayamos a estar, pero es recomendable llevar alguna más. Las criaturas se acostumbran a ensuciar con las regurgitaciones y las deposiciones. Para una estancia de dos o tres días, podemos preparar:

  • Cuatro o cinco conjuntos interiores: Se acostumbran a recomendar camisetas y braguitas de algodón para facilitar la cura del ombligo, aunque también podemos optar por bodis abiertos. En algunos hospitales aconsejan añadirle algún conjunto de ropa interior de batista, un tipo de tejido más delgado que el algodón, que se puede utilizar si el recién nacido tiene la piel muy sensible.

  • Cuatro o cinco conjuntos de vestir: Piezas de fácil quita y pon, como camisetas y pantalones o polainas (son medias o pantalones con los peucos incorporados) o pijamas. Conviene que sean adecuados a la temporada del nacimiento.

  • Calcetines o peúcos (como mínimo, dos), especialmente si los conjuntos elegidos para vestir a la criatura no son enteros.

  • Una gorrita: Le ayudará al bebé a mantener su temperatura corporal.

Si la ropa es nueva, convendrá lavarla antes con un jabón neutro, sin suavizante u otros aditivos, y que le quitemos las etiquetas.

También necesitaremos algo para envolverlo (un arrullo o mantita).

Finalmente, deberemos poner en la bolsa un neceser con los utensilios del bebé:

  • Jabón neutro

  • Una esponja natural o toallitas húmedas

  • Leche o aceite hidratante

  • Pañales de recién nacido o de tamaño de 3 a 6 Kg.

Otros artículos que podremos necesitar:

  • Manoplas: Un complemento opcional que se utiliza para evitar que el pequeño se arañe sin querer. Algunas familias prefieren que la criatura tenga las manos descubiertas. Ahora el tacto (junto con el oído y el olfato) es una de las principales formas que tiene la criatura para interactuar con el mundo al que acaba de llegar.

  • Peine

  • Un par de baberos. Es habitual que nos los recomienden si hemos optado por la lactancia artificial. De todos modos, tanto si la madre le da el pecho como si le damos leche artificial, lo podremos limpiar con una gasa.

  • Crema protectora para la zona del pañal.

Aunque hay productos que nos acostumbran a facilitar en el hospital, como toallas, gasas, alcohol para curar el ombligo, pomadas, termómetro, etc., conviene tenerlos preparados en casa.

El chupete se desaconseja hasta que no se instaura la lactancia materna. Si optamos por lactancia con biberón, podemos llevar el chupete al hospital.

En algunos hospitales o clínicas, proponen llevar dos bolsas, una para la estancia y otra para la sala de partos. En este caso, en la bolsa para ir a la sala de partos conviene poner: la gorra, un conjunto de ropa interior, un conjunto con ropa de vestir, (si no lleva peucos, podemos añadirle unos calcetines), un pañal y el arrullo para envolverlo.

Preparativos para la madre:

  • Dos o tres camisas para dormir o pijamas anchos. Si son abiertos por delante, nos facilitarán la lactancia en caso de que hayamos optado por la lactancia materna.

  • Una bata para levantarnos de la cama.

  • Unas zapatillas o chanclas.

  • Dos sujetadores cómodos. Si queremos darle pecho al bebé, conviene que sean de lactancia. En el caso de que lo queramos criar con leche artificial, también conviene tener a punto discos absorbentes: Nos pueden resultar útiles para proteger los pechos y absorber las posibles fugas de leche.

  • Un neceser con utensilios para la higiene personal.

  • Bragas: Se recomienda utilizar bragas de un solo uso puesto que se acostumbran a ensuciar con las hemorragias postparto. Las bragas de postparto deben estar hechas con tejidos suaves y materiales antialérgicos y transpirables, que facilitarán el cuidado de las cicatrices.

  • Compresas normales o bien compresas de algodón.

  • Documentación: Carnet de identidad, tarjeta de identificación sanitaria, libro de familia, analíticas y otra documentación apropiada para el embarazo (hoja de ingreso expedida por el ginecólogo, carnet de embarazada, autorización de la compañía de seguros, etc.).

Otras cosas que podemos necesitar:

  • Secador de pelo

  • Una toalla grande (aunque en el hospital nos la facilitarán).

  • Almohada para la lactancia

A grandes rasgos, estas son los utensilios necesarios para confeccionar la canastilla, aunque cada hospital acostumbra a hacer sus propias recomendaciones añadiendo o eliminando utensilios. Por consiguiente, si tenemos cualquier duda a la hora de preparar la canastilla, podemos pedirle ayuda a la comadrona que nos hace el seguimiento del embarazo.

Si estás preparando la canastilla te invitamos a visitar los productos de nuestra tienda

Categoria
Embarazo, Salud prenatal