LLeida en familia

Bienvenidos a Escapadas en Familia, la nueva sección de Parentalis y Furgo y Porteo en la que cada mes conoceremos diferentes lugares para descubrir en familia de la mano de un niño de casi cuatro años que, junto a sus padres y su perrita, ha recorrido mucho mundo.

Mis padres son unos enamorados de la montaña, así que el monte es un entorno que he conocido desde muy pequeño. Cuando aún no sabía andar, me llevaban en una mochila ergonómica en la espalda. Cuando empecé a hacer mis primeros pasos, los hacía también por senderos naturales.
Ahora, con casi cuatro años, ya soy capaz de caminar más que muchos adultos. Eso sí, necesito alicientes, estímulos para no aburrirme.

Hoy, aprovechando los últimos días del invierno, os narraré mi última experiencia en la nieve. La nieve, para mí, es un entorno diferente al cotidiano, por eso estoy atento a todas las particularidades de esta inmensidad blanca que me brinda la oportunidad de afianzar mis conocimientos sobre las diferencias entre frío y caliente, o líquido y helado. Me encanta comprobar todas estas características por mí mismo y hago preguntas sin parar.
Creo que todavía no os lo había dicho: normalmente nosotros viajamos con furgoneta. Casi cada fin de semana nos escapamos de la gran ciudad en busca de calidad de vida, de tiempo en familia, de actividades al aire libre y de contacto con la naturaleza.

Raquetas en Port del Comte

Esta vez os proponemos conducir hasta un área de picnic muy especial, el Camino de la Cruz del Codó, una zona preciosa repleta de árboles y alejada de todo que se encuentra en la provincia de Lérida. Tiene unas vistas privilegiadas del embalse de la Llosa de Caballo, y si sois como yo -de los que se despiertan temprano-, podréis ver una salida de sol espectacular. Todavía me cuesta entender que somos nosotros quienes nos movemos y no el sol, pero poco a poco voy recibiendo lecciones de física que algún día comprenderé.

Desde el Camino de la Cruz del Codó se puede llegar a las pistas de esquí de Port del Comte, donde hay diferentes actividades para que los niños disfrutemos de la nieve. Nosotros esta vez hemos elegido las raquetas de nieve para recorrer un sendero llano y sin dificultades que se puede hacer con niños sin dificultades. Para recorrer el camino nosotros invertimos una hora y media aproximadamente. Este tiempo, sin embargo, puede variar en función del ritmo de cada familia.

No es la primera vez que me pongo las raquetas. Primero parece complicado andar con ellas, pero con un poco de paciencia logro mantener el equilibrio y caminar sobre la nieve. Es como una clase de psicomotricidad, donde ponemos toda la atención en la coordinación de los pies. ¡Es todo un reto!

Por el camino también aprovecho para poner en práctica mis avances en caligrafía: un palo me hace de lápiz y puedo escribir grandes letras sobre la nieve, que me hace de folio en blanco enorme. Intento hacerlo también con los números, ¡y el recorrido se me hace bien corto!
Otra cosa que también me ha gustado mucho es
buscar huellas de animales sobre la nieve. ¡Es muy entretenido!
Para terminar el día, alquilamos un trineo para que pueda tirarme sin parar pendiente abajo.

¿Y si recorremos el camino con un trineo tirado por huskies?


Es hora de subir al trineo! Nos abrigamos bien y empezamos a deslizarnos por la nieve. ¡Qué sensación! El paisaje es maravilloso y los perros corren duro,
el musher, que los guía, les da indicaciones para que sepan hacia dónde deben girar. Para mí verlo es un buen ejercicio para practicar la derecha y la izquierda. El viaje se me hace muy corto. ¡Ha pasado volando, lo tendremos que repetir!Para el día siguiente mis padres me tienen preparada una actividad que me hace mucha ilusión: se trata de los trineos de perros. Como me encantan los animales, ¡estoy muy emocionado! Aunque tenemos una perrita en casa, me acerco cauteloso a los animales. Tienen un pelaje muy suave. Me cuentan que los
huskies son una raza acostumbrada a estas temperaturas. ¡Realmente parecen felices!

Me siento afortunado de poder vivir todas estas experiencias con mi familia, así que os animo a vivirlas a vosotros también.

Ha sido un placer compartir estas vivencias. ¡Os espero el mes que viene con una nueva aventura!

Categoria
3-5 años, Escapadas en Familia, Ocio y TIC