Los beneficios de contar cuentos

Los cuentos nos aportan placer, nos hacen disfrutar, representan un momento de encanto para los niños, un tiempo lúdico y de ocio. Pero contarle o leerle un cuento a un niño también puede aportar muchos otros beneficios:

  • cuentos infantiles, lecturas infantiles, cuento infantil, beneficios cuentos

    Contar un cuento en família refuerza los lazos afectivos entre los participantes. A esta edad, el hecho de estar cerca, de compartir un rato agradable con el padre, la madre o el abuelo, ayuda a reforzar nuestra relación con los pequeños. Del mismo modo que los juegos en familia o conversar con nuestro hijo, contarle o leerle un cuento son actividades que potencian los lazos afectivos que nos unen, ya que se crean momentos para compartir miradas, emociones, etc.

  • Escuchar un cuento le ayuda al niño a desarrollar la imaginación, la fantasia y la creatividad: despertamos su ilusión, puesto que él solo se va representando mentalmente la historia narrada, los personajes que aparecen en ella, pudiendo incluso llegar a anticipar lo que va a suceder. Además, mientras que le contamos un cuento en el que aparecen elementos mágicos o fabulosos, nuestro hijo puede salir del mundo real.
  • Asimismo, las narraciones también les ayudan a descubrir y a entender el mundo que los rodea. El niño puede reconocerse a sí mismo identificándose con personajes o recordando vivencias. Además, al tratarse de una combinación entre realidad e imaginación, los cuentos también nos sirven para transmitir valores, hábitos, y actitudes, así como elementos culturales o históricos.
  • Leer y contarles cuentos a nuestros hijos puede animarles a que les guste la lectura, fomentando el habito lector, ya que el pequeño identificará esta actividad con momentos agradables y cotidianos.
  • Los cuentos tienen un papel importante en el desarrollo del lenguaje: enriquecen su vocabulario, ayudan a potenciar determinadas habilidades, como la capacidad de comprensión y expresión, y contribuyen a la adquisición de la lengua materna.
  • También favorecen la expresión no verbal: el niño descubre, mediante los gestos y las dramatizaciones del que cuenta cuentos, formas de comunicación no verbal.
  • La capacidad de atención, la escucha o la memorización son otras de las competencias que se trabajan a través de los cuentos.
  • Los cuentos ayudan a identificar y a expresar sentimientos y emociones: el niño interpreta las emociones a partir de nuestros gestos, de la expresión facial, del tono de voz con el que escenificamos los personajes del relato. Gracias a esto, seguramente que él también podrá reproducir estas técnicas para expresarse.

Durante la infancia, los niños y niñas acostumbran a ser muy receptivos a la hora de escuchar historias, ya que para ellos todo es aprendizaje y una forma de saciar su necesidad innata de descubrir cosas.

Resulta positivo incorporar o mantener la rutina de leerles o contarles cuentos en su día a día –después de almorzar, a la vuelta del colegio o antes de ir a dormir– buscando ratos para compartir con nuestros hijos esta oportunidad de comunicación, de entretenimiento, de afecto y de aprendizaje.

De todos modos, para escuchar un cuento no existe límite de edad, y conviene que mantengamos el placer de contar cuentos en familia aunque el niño crezca, adecuándolos a sus intereses y gustos y a su momento evolutivo. Por ejemplo, aunque cuando sea más mayor nuestro hijo podrá leer historias por sí solo, el placer de recibir una historia narrada es diferente a la experiencia de la lectura.

Descubre nuestra selección de literatura infantil

Categoria
1-3 años, 3-5 años, Artículos destacados, Ocio y TIC, Ocio y TIC, Revisats