Los miedos en el embarazo

emociones, llorar, sentimientos, temores, preocupaciones, miedos, relajación, embarazo, madre, confianza, embarazada, estado de ánimo, sexo, deseo, sensaciones, dolor

El embarazo acostumbra a ser una etapa en la que se vive una auténtica revolución emocional, con sentimientos que pueden ir desde la alegría hasta las preocupaciones o los miedos. En el primer trimestre podemos sentir sorpresa y emoción, así como algún malestar físico que puede interferir en nuestro estado de ánimo. También pueden aparecer temores sobre la gestación, nos podemos sentir más cansadas, puede disminuir nuestro deseo sexual, podemos tener ganas de llorar o sentirnos más sensibles.

Durante el segundo trimestre es habitual empezar a encontrarse mejor, con más energías y con ganas de sentir al bebé: aunque todavía se notan poco sus movimientos, ya estamos alerta ante las sensaciones que percibimos. En estos momentos podemos temer por el desarrollo saludable de la criatura, nos podemos preocupar más por nuestro peso y por el cuidado del cuerpo, y podemos sentirnos más incómodas o más bellas y atractivas. También nos podemos acercar más a la pareja y a nuestra sexualidad, empezar a elegir la ropa, la habitación, los juguetes…

En el transcurso del tercer trimestre la barriga y el bebé ya han crecido bastante, y a menudo empezamos a pensar más en el momento del parto: estos pensamientos nos pueden provocar ciertas preocupaciones o temores sobre cómo irá todo. A medida que se acerque la fecha del parto, podemos sentir una mezcla de emociones y sentimientos ambivalentes como, por ejemplo, muchas ganas de que llegue la fecha señalada y, a la vez, miedo y deseo de evitar este trance. Hacia el final del séptimo u octavo mes nos puede costar más dormir y movernos, hechos que pueden condicionar nuestro estado de ánimo. Las actividades habituales nos comenzarán a costar más, por lo que podemos intentar pedir ayuda a las personas cercanas para que nos apoyen y nos acompañen en las tareas cotidianas, y reducir posibles situaciones estresantes.

¿Qué sucede con nuestros temores?

Las preocupaciones, temores o miedos se dan de forma diferente según cada embarazada, sus vivencias, su personalidad y su entorno. También influye en la vivencia el hecho de tratarse del primer parto o no: los partos posteriores suelen vivirse con menos temor, a no ser que el primero haya sido traumático o con complicaciones. Debemos tener presente que estos temores son naturales: estamos viviendo una nueva situación, es un momento de grandes cambios a todos los niveles y no es extraño tener miedo al parto y al dolor, a que nos pueda pasar algo a nosotros o a nuestro hijo, a no poder cumplir con nuestro papel de madre …

Para afrontar estos temores nos puede ser útil pedir información y confiar en nuestras capacidades para estar más preparadas: conocer cómo es el proceso del parto, saber cómo actúan los médicos, asesorarnos, aprender ejercicios de respiración y de relajación, y saber cómo podemos actuar en cada etapa nos puede ayudar a tranquilizarnos.

Categoria
Artículos recomendados, Embarazo, Relaciones familiares y comunicación, Últimos Artículos