Tu hijo de 10 meses y 2 semanas

bebe se pone de pie, desarrollo bebe, desarrollo del bebe


Si nuestro hijo se levanta y se pone en pie, quizás después no sabrá cómo volver al suelo y se quedará paralizado o llorará para pedirnos ayuda. La sensación de verse incapaz de volver a tierra puede frustrarle. Si se angustia, podemos ayudarle acercándole el brazo para que se apoye en él e intente hacerlo por sí mismo.Pronto nuestro hijo se mantendrá solo de pie. En la mayoría de los casos lo hará sujetándose a los muebles o a las personas. Si queremos motivarle para que se ponga de pie, podemos dejarle un juguete en algún sitio seguro donde no llegue, como el sofá, animándolo a que se levante para cogerlo. Cuando lo consiga, reconozcamos su esfuerzo.

Es natural que, a medida que el niño se desplace más libremente, padezcamos por si se hace daño. Tratemos de tomar medidas para que el entorno en el que se mueve sea seguro y dejémosle experimentar por sí mismo haciendo sus descubrimientos. Si nos adelantamos y no le dejamos moverse y desplazarse con libertad, le privaremos de poner a prueba sus habilidades y superar retos él solo, y no estaremos favoreciendo su desarrollo.

Si tenemos algún susto, como que el niño se caiga, tratemos de mantener la calma: si el niño no se ha hecho mucho daño pero ve que nos acercamos con cara de pánico, es posible que se ponga a llorar por nuestra reacción y no porque se haya hecho daño. Si se cae, cuando tenga el culo en el suelo, sonriamos para que no se asuste.

Las ganas de moverse y las habilidades que nuestro hijo habrá ido ganando quizás harán recomendable introducir algún cambio en la forma en que nos ocupamos de él. Por ejemplo, a la hora de vestirlo o de cambiarle el pañal, dejémosle estar de pie, o invitémosle a levantarse y a sentarse en función de la ropa que le pongamos –de pie para ponerse los pantalones y sentado para ponerse la camiseta… –. El niño se divertirá subiendo y bajando. Si nos tomamos las ganas que pone en no estarse quieto como un juego, también lo disfrutaremos más que si lo interpretamos como que “¡Es incapaz de estarse quieto!”

Categoria
0 a 12 meses semana a semana, 0-1 años, El desarrollo de tu hijo, Semana a semana