Tu hijo de 10 meses y 3 semanas

Desarrollo bebe, desarrollo del bebe, desarrollo de un bebe, bebe 10 meses


En cuanto a la alimentación, sus ganas de descubrir el mundo harán que pueda sentirse inquieto a la hora de las comidas. El niño sigue teniendo ganas de jugar y de explorar durante estos momentos. Quiere comer solo y mejorar sus habilidades manuales, por lo que será necesario que le dediquemos tiempo. Algunos días comerá más y otros menos, puesto que ahora, además de identificar su sensación de hambre, también irá distinguiendo lo que le gusta y lo que no.
Ahora nuestro hijo puede comer tanto purés y triturados como alimentos sólidos. Aunque esta es una decisión que debe tomar cada familia, intentemos ofrecerle más de una textura.¿En qué momento madurativo se encuentra nuestro hijo? ¿Han cambiado sus necesidades de alimentación? ¿Y las de descanso? ¿Cuáles son los juguetes más adecuados para él?

Las necesidades de sueño de nuestro hijo también pueden estar cambiando: los niños de esta edad ya no necesitan dormir tanto y, poco a poco, van dejando de hacer la siesta de media mañana, y solo hacen la de después de comer. Además, les puede costar dejar de jugar para encontrar un momento de descanso. A pesar de ello, cada criatura es única: algunas son más dormilonas que otras, a algunas les cuesta coger el sueño mientras que otras se duermen fácilmente…

También será habitual que se despierte por las noches, e incluso que lo haga ahora, aunque antes no le pasara. Al margen de los posibles cambios que pueda estar experimentando –como la dentición– las fases de sueño de los niños de estas edades son diferentes a las fases de las personas adultas. En la mayoría de los casos, los niños no duermen toda la noche seguida hasta que no alcanzan los cinco o seis años. Esto no quiere decir que nuestro hijo tenga que llorar o reclamarnos cada vez que se despierte: muchos niños concilian fácilmente el sueño cuando se despiertan y prácticamente ni se enteran que se han desvelado.

El niño desarrolla una capacidad de desplazamiento cada vez mayor que le otorga una gran independencia: nuestro hijo dejará de depender tanto de nosotros para ir de un lado a otro investigando su entorno y realizando sus descubrimientos, lo que también le permitirá situarse en el espacio.

Por lo que respecta al juego, el niño utilizará los juguetes principalmente para explorarlos. En función de las propuestas de juego que le hagamos podremos estimular una u otra capacidad. Por ejemplo, si le damos juegos de encajar piezas o de ensartarlas, estimularemos sus habilidades manuales. Para favorecer el desarrollo de las habilidades motoras, podemos jugar a que lo atrapamos mientras que él trata de escaparse gateando, arrastrándose por el suelo o haciendo los primeros pasos. Si queremos fomentar su creatividad, podemos ofrecerle objetos que tengamos por casa, como rollos de papel, pañuelos… dejando que se invente sus propios juegos.

Nuestro hijo se está convirtiendo en una “cotorra” y no parará de hacer sonidos intentando reproducir las palabras que nos ha oído decir a nosotros. También mejorará su capacidad de comprensión, y quizás ya pueda responder ante una petición, como cuando le pedimos un juguete y nos lo acerca con la mano. El niño nos imitará, tanto el lenguaje como las expresiones faciales, los gestos y los movimientos y, por ejemplo, quizás opte por mostrarnos algo para pedírnoslo.

Categoria
0 a 12 meses semana a semana, 0-1 años, El desarrollo de tu hijo, Semana a semana