Tu hijo de 19 meses y 1 semana

niño no puede dormir, no quiere dormir, dormir a un niño


Aunque el sueño de cada criatura sea diferente –la mayoría de niños de esta edad hacen siesta, pero otros no, unos se despiertan por la noche y siguen con la toma de leche, otros no, algunos son más sensibles a los ruidos…– a estas edades el miedo a la separación, la sobreexitación y los sueños pueden hacer que el niño no quiera ir a dormir, o le cueste coger o mantener el sueño.
En la vida de un niño de un año los periodos de descanso, juntamente con las comidas y los ratos de juego, continúan siendo las actividades principales que ocupan su jornada.

Cuando esta dificultad es puntual, acompañarle con muestras de afecto mientras coge el sueño, mantener rutinas que le ayuden a identificar que es el momento de descansar, dejar una luz suave en la habitación o una música agradable durante un rato… pueden ayudar a que el niño se duerma o pueda mantener el sueño. También es importante que nosotros estemos relajados cuando le acompañemos a dormir o cuando le atendamos por la noche porque se ha despertado: si nosotros estamos activos, nuestro lenguaje verbal transmitirá esta actividad a la criatura.

Cuando las dificultades de sueño del niño se alargan en el tiempo, la convivencia familiar puede verse afectada; estamos cansados, inquietos, no sabemos qué hacer… Entonces, al margen de consultarlo con un especialista, será importante que nosotros también compartamos nuestra inquietud con las personas con las que convivimos: dialoguemos con la pareja, hablemos de cómo nos sentimos ante la situación, busquemos alternativas… Compartir nuestra angustia nos puede ayudar a calmarnos y a evitar transmitir inquietud a nuestro hijo. Si nos mostramos irritados, el niño sintonizará con este sentimiento y todavía le costará más coger el sueño.

Categoria
1 a 2 años semana a semana, 1-3 años, El desarrollo de tu hijo, Revisats, Semana a semana