Tu hijo de 21 meses y 1 semana

agresividad infantil, niños agresivos, mi hijo pega, niños que pegan

A esta edad pueden aparecer comportamientos agresivos: empujones, estiradas de pelo, golpes… El niño acostumbra a expresar sus emociones utilizando su cuerpo, y estas acciones son respuestas a su frustración, formas de mostrarnos su enojo: “Estoy enfadado porque no me dejas que me suba a la mesa”. También es una forma de experimentación –“Tiro esto a ver qué pasa”–, de relacionarse con sus semejantes y de llamar la atención.

Sin embargo, su intención no es hacer daño. Para evitar etiquetas –“Eres muy revoltoso” – o contestar precipitadamente –los padres también podemos perder la paciencia–, nos puede venir bien, ante determinados comportamientos del niño, pensar que “todavía no lo ha aprendido”.

Esto no quiere decir que no debamos poner límites, sino que debemos ayudarles a controlar estos comportamientos desde la calma y el afecto.

Preguntarnos “¿Qué le puede estar pasando?“, “Qué siente para actuar así?” y reflexionar sobre cómo nos sentimos nosotros ante su sentimiento, nos ayudará a entenderle y a responder con firmeza: “Sé que te has enfadado, pero no puedes tirar de los pelos. Esto duele”.

La comunicación no verbal y el movimiento, si es necesario –deteniéndole suavemente si trata de tirar algo, frunciendo las cejas y verbalizando nuestra desaprobación con un tono de voz serio…–, serán unas muy buenas herramientas para controlar la agresividad del niño.

Categoria
1 a 2 años semana a semana, 1-3 años, El desarrollo de tu hijo, Revisats, Semana a semana