Tu hijo de 6 meses y 3 semanas

destete, destetar, cuando destetar, destete materno, finalizar lactancia, dejar de dar el pecho

En la mayoría de los casos el destete se produce con naturalidad, siendo el día a día el que nos lleva a ello: poco a poco vamos dando menos el pecho porque, con la introducción de nuevos alimentos, nuestro hijo se va saciando y acostumbrando a esta alimentación.Coincidiendo con la incorporación de nuevos alimentos a la dieta del niño, algunas familias comienzan a valorar la posibilidad de iniciar el destete materno. Este proceso es algo que se vive de forma muy diversa según cada niño y familia.

Otras veces puede ser un paso difícil, tanto para los padres como para la criatura. Algunas madres sienten tristeza cuando llega el momento de dejar de darle el pecho a su hijo porque sienten que, de alguna forma, están poniendo fin a esta conexión tan íntima que mantienen con él mientras que le amamantan. La criatura también puede tener esta sensación porque no asocia la lactancia únicamente a la alimentación, sino que también es para ella una actividad que la relaja, con la que sienta a su madre cerca, está segura, cómoda. Si este es vuestro caso, no os angustiéis: estos momentos también podemos tenerlos dándole el biberón a nuestro pequeño.

A otras madres, el destete les representa una liberación, y lo asocian a ganar en autonomía e independencia.

También hay madres que tienen sentimientos opuestos: les gusta experimentar esta relación íntima, son conscientes de los beneficios de la lactancia materna pero al mismo tiempo consideran que, por el momento vital en el que se encuentran, dejar de dar el pecho es lo más oportuno, puesto que la lactancia requiere disponibilidad. En estos casos, es necesario escuchar nuestras emociones: es mejor dejar de dar el pecho que seguir haciéndolo si no nos sentimos cómodas. Nuestra inseguridad y las preocupaciones también le llegan a la criatura.

Estar seguros de la decisión que tomamos, hacer que el destete sea progresivo y, si lo consideramos oportuno, pedir ayuda a los profesionales, son cosas que nos ayudarán en este proceso.

También puede ocurrir que sea nuestro hijo quien rechace el pecho, algo habitual a medida que el niño se acostumbra a los nuevos alimentos. Cuando el destete es inducido por la criatura es natural que los pechos nos duelan, puesto que se llenan de leche en exceso. Al cabo de unos días la producción de leche cesará y el dolor desaparecerá.

Categoria
0 a 12 meses semana a semana, 0-1 años, El desarrollo de tu hijo, Semana a semana