¿Cómo entrevistar a un canguro o cuidador para nuestros hijos?

Es recomendable la cita en nuestra casa y con el niño delante, así tendremos la posibilidad de ver como lo trata, si se muestra con seguridad pero afecto al mismo tiempo, sus calidades y limitaciones, así como la reacción de nuestro hijo o hija. Esta primera impresión es muy importante, si hay algo que no nos convence, cuando dejamos la criatura con él no marcharíamos tranquilos. Así pues os proponemos:

  • Que los bebés y los niños participen de la entrevista para que los padres podamos observar si existe afectividad en el contacto.
  • Valorar la iniciativa, la paciencia, la vocación, madurez y actitudes. Un buen cuidador dará prioridad a los intereses y a las necesidades del niño.
  • Hablar sobre nuestras pautas educativas, normas y límites.
  • Un cuidador dominante, que quiere hacer las cosas a su manera, no es nada aconsejable. Hace falta que haya empatía entre el canguro, los padres, y los niños. La relación tiene que ser de cooperación.
  • Que nos inspire confianza: Una de las calidades más importantes para elegir un canguro es la confianza. Por eso, tienen que ser siempre puntuales. Si no lo son desde un principio, toma medidas al respeto.
  • Su motivación y actitud personal: ¿trabaja únicamente por el dinero o disfruta realmente trabajando con niños? Es importante que transmita optimismo a los niños, de esto dependerá parte de su bienestar.
  • Comportamiento: En situaciones críticas tiene que tener la cabeza fría. Puedes hacerle alguna pregunta comprometida en la entrevista para ver como reacciona.
  • Especificar claramente los requisitos del trabajo (horario, sueldo, días libres, periodos de vacaciones…) para evitar posibles malentendidos y prever continuos cambios de cuidador.

Es importante establecer un periodo de adaptación o de prueba de al menos 15 días. Si es posible, pasaremos juntos algunas horas al principio. Es fundamental para que nuestro hijo se vaya acostumbrando a la persona que lo cuidará y prever alguna alternativa por si la persona que lo cuidará tiene algún imprevisto o indisposición.

Categoria
0-1 años, Relaciones familiares y comunicación