Diez recomendaciones para un embarazo seguro y saludable

Una de las preocupaciones más frecuentes que tenemos durante el embarazo es cómo podemos garantizar el bienestar de nuestro futuro bebé y disfrutar de una gestación segura y saludable. Los consejos que os ofrecemos a continuación os ayudarán a disfrutar de vuestro embarazo con mayor tranquilidad:

Realizar un seguimiento minucioso del embarazo: Cuando descubrimos que estamos embarazadas debemos pedir cita al ginecólogo o ginecóloga para tener una

 primera visita de atención prenatal. Después de este primer encuentro nos programarán las visitas y las sucesivas pruebas que necesitemos.

La participación en grupos de preparación para el parto también nos puede ayudar a tener más información sobre hábitos saludables y a conocer los diferentes aspectos de la maternidad y de la paternidad.

Tener una alimentación equilibrada: Durante el embarazo es importante contar con un aporte variado de nutrientes y una dieta equilibrada, así como seguir unos hábitos saludables de alimentación en cuanto a la frecuencia de las comidas o la cocción de los alimentos, entre otras muchas cosas.

Descansar el tiempo necesario: Descansar bien es necesario tanto para nosotras como para el bienestar del bebé. Lo más seguro es que durante el embarazo nos sintamos más cansadas y será importante dormir un mínimo de 8 horas diarias. También nos iría bien, a ser posible, descansar en otro momento del día, intentando buscar momentos para relajarnos y evitar el estrés.

No nos automediquemos: Durante los meses de gestación debemos evitar la automedicación, incluyendo la de los medicamentos naturales. Es importante consultar a nuestro ginecólogo o ginecóloga antes de tomar cualquier fármaco. Si tuviésemos la necesidad de realizarnos alguna prueba de diagnóstico por imagen (radiografía…), debemos indicar nuestro estado.

Evitar sustancias tóxicas: El tabaco, los ambientes con humo, el alcohol y las drogas perjudican nuestra salud y pueden producir afecciones en el correcto desarrollo del bebé. Si somos fumadoras es recomendable intentar dejar el tabaco antes del embarazo, evitando así la ansiedad de tenerlo que dejar una vez iniciada la gestación. Nuestro médico de familia nos indicará cómo hacerlo.

También tendremos que tener cuidado con los productos químicos que manipulemos habitualmente, como productos de limpieza, insecticidas, etc. Intentaremos evitar su uso y si los tenemos que utilizar, nos pondremos guantes y ventilaremos el ambiente.

Sexualidad: Si el embarazo no presenta ninguna complicación, podemos continuar con nuestros hábitos sexuales. A medida que avance la gestación, será necesario adoptar posiciones que no presionen el abdomen de la madre.

Vida laboral: Podemos continuar realizando nuestro trabajo habitual siempre que éste no implique que tengamos que levantar peso, realizar movimientos bruscos o debamos manipular tóxicos, que pueden generar problemas de salud tanto para la madre como para el futuro bebé.

Deporte y ejercicio con moderación: Es recomendable mantener una buena higiene postural –adoptar las posturas adecuadas­, practicar alguna actividad física moderada –caminar, nadar, ejercicios de gimnasia sueca…– y hacer ejercicios de relajación mental como el yoga o la meditación. Se debe evitar hacer esfuerzos físicos excesivos, como por ejemplo levantar peso.

Belleza sin riesgos: Durante el embarazo, podemos continuar cuidándonos, pero debemos adoptar ciertas medidas. Será importante evitar exposiciones prolongadas al sol, el uso de técnicas de depilación no adecuadas –como la depilación con láser o cera caliente–, piezas de ropa que nos aprieten o productos cosméticos que puedan ser agresivos. Por lo que respecta a la higiene personal, ducharse es lo más recomendable en esta etapa, así como el uso de un jabón y champú de pH neutro para lavarnos la piel y el cuerpo.

Viajes: Si vamos de viaje en coche, intentaremos evitar desplazamientos largos y descansaremos mientras los realicemos –cada dos horas–. También es importante tomar las medidas de seguridad adecuadas, poniéndonos el cinturón de seguridad de manera correcta. Aunque viajar en avión, en principio, no supone ningún riesgo para la madre ni para la criatura, es aconsejable informar a nuestro ginecólogo o ginecóloga y no viajar si tenemos un embarazo de riesgo o si estamos en el último mes de gestación.

Categoria
Embarazo, Salud prenatal