Doce preguntas y respuestas para el primer trimestre del embarazo

Cuando descubrimos que vamos a ser padres, especialmente si es nuestro primer hijo, es lógico que surjan algunas inquietudes y dudas: ¿Qué podemos hacer para que nuestro embarazo sea saludable? ¿Cuál va a ser nuestro estado de salud? ¿Debemos modificar nuestros hábitos?…

A continuación os presentamos doce preguntas y respuestas a algunas de las dudas más frecuentes que se plantean durante el primer trimestre del embarazo:

1. ¿Cuáles son los síntomas del embarazo?

Aunque pueden variar entre una mujer y otra, y cada embarazo es distinto, los síntomas más habituales del embarazo, incluyendo la ausencia de menstruación, son los siguientes:

  • Fatiga o cansancio.
  • Náuseas y vómitos.
  • Estreñimiento.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Aumento del tamaño y de la sensibilidad de los pechos: a partir de ahora podemos iniciar un buen cuidado de los pechos para evitar la aparición de estrías, hidratándolos al menos dos veces al día –pero durante no más de un minuto cada vez para evitar una excesiva estimulación–.

2. ¿Es normal que la mujer embarazada tenga mucho sueño o que se canse más que antes de estar en estado?

Durante el primer trimestre del embarazo es habitual tener sueño o estar cansadas: la necesidad de adaptación y los cambios en el cuerpo de la madre, una mayor secreción de progesterona –una hormona que tiene un efecto tranquilizante y que provoca somnolencia–, las dificultades para dormir por la noche debido a las ganas frecuentes de orinar, los nervios…, las náuseas y los vómitos serán los principales motivos del cansancio y del sueño durante el día.

Estas sensaciones acostumbran a mejorar durante el segundo trimestre del embarazo.

3. ¿Qué se puede hacer contra el cansancio?

Si nos sentimos cansadas será importante hacerle caso a nuestro cuerpo y descansar cuando podamos. Una dieta saludable, tomar medidas para reducir las náuseas y los vómitos –como evitar tener el estómago vacío, beber líquidos con frecuencia o evitar las comidas pesadas–, y poder hacer siestas cortas nos proporcionará energía.

Si el cansancio no desaparece en el segundo trimestre, será necesario consultarlo con el médico para evitar otras posibles causas de fatiga, como la anemia.

4. ¿Son frecuentes las náuseas y los vómitos durante los primeros meses del embarazo?

Las náuseas y los vómitos son habituales durante el primer trimestre del embarazo y hasta la semana 14 o 16. Si tenemos un embarazo múltiple, hemos tenido náuseas o vómitos en embarazos anteriores o somos más sensibles a estos trastornos –nos mareamos cuando viajamos, padecemos dolores de cabeza o migrañas, etc.– la probabilidad de padecer estos síntomas será mayor.

El malestar que nos provocan las náuseas o los vómitos puede hacer que tengamos menos hambre, e incluso que lleguemos a perder algo de peso.

Aunque las náuseas y los vómitos no afecten a la criatura, si son muy frecuentes, seguimos perdiendo peso, no retenemos ni los alimentos sólidos ni los líquidos o seguimos sin hambre, es importante consultarlo con el médico. Si bien durante el embarazo es recomendable pesarse mensualmente, en caso de tener vómitos y náuseas, lo deberíamos hacer cada semana, informando de nuestro estado a nuestro ginecólogo.

5. ¿Se pueden evitar las náuseas?

Algunas de las medidas que nos pueden hacer sentir mejor son:

  • Evitar permanecer con el estómago vacío haciendo comidas ligeras y frecuentes.
  • Comer galletas saladas o tostadas por la noche y antes de levantarnos.
  • No levantarnos de la cama precipitadamente.
  • Evitar echarnos después de comer.
  • Mantener una buena hidratación tomando muchos líquidos, aunque conviene evitar las bebidas con gas.
  • Respirar aire fresco y evitar las situaciones que nos puedan provocar náuseas –calor, olores, humo, viajar en coche, etc.–

6. ¿Por qué tengo necesidad de orinar con frecuencia?

Cuando estamos embarazadas, el útero aumenta su tamaño y comprime la vejiga, provocando la sensación de tener ganas de orinar –aunque cuando vamos al lavabo tengamos poca orina–. Estas sensaciones pueden desaparecer en el segundo trimestre, pero volverán a aparecer en el tercero debido al aumento de peso y de tamaño de la criatura, que volverá a presionar la vejiga.

7. Tengo pérdidas de sangre: ¿Qué debo hacer?

Las pérdidas de sangre pueden ser debidas a la implantación del saco embrionario, que contiene el feto, en la pared del útero. De todas formas, es recomendable visitar al ginecólogo para descartar posibles riesgos.

Si las pérdidas de sangre no vienen acompañadas de ningún otro síntoma y el motivo de las pérdidas es la implantación del saco embrionario, es muy probable que el ginecólogo nos recomiende guardar reposo.

8. ¿Cuándo comienza a ganar peso una embarazada?

El aumento de peso depende de cada mujer: algunas ganan peso ya desde las primeras semanas, mientras que otras pueden perder algo de peso durante los primeros meses. La pérdida de peso acostumbra a ser consecuencia de los vómitos y de las náuseas, y también se debe a que nuestro cuerpo necesita absorber más calorías.

Durante el segundo trimestre el aumento de peso y de volumen serán más evidentes.

9. ¿Cuál es el estilo de vida más recomendable durante el embarazo?

Llevar un estilo de vida saludable es algo importante para todo el mundo. Con todo, si no nos cuidábamos antes del embarazo, ahora es un buen momento para empezar a hacer un poco de ejercicio con moderación, seguir una dieta variada y equilibrada y descansar. La comadrona o la doctora podrán orientarnos mejor sobre los hábitos que más nos convienen durante la gestación.

10. Tengo cambios de humor, ganas de llorar y solo pienso en el embarazo…

Además de los cambios físicos, las mujeres embarazadas pueden experimentar cambios emocionales. Ello es debido a los cambios hormonales propios del embarazo, tales como el aumento de la cantidad de progesterona en la sangre, y a las sensaciones que despierta la espera de un hijo: miedo a asumir nuevas responsabilidades, cambios en nuestra vida, preocupación por el bienestar de la criatura, sentimientos de alegría y de entusiasmo por el embarazo, etc.

Ello puede provocar que nuestro centro de interés y de nuestro discurso sea el embarazo: vale la pena intentar reformularlo en positivo y disfrutar de la experiencia, compartiendo con la pareja, la familia, las amistades o los profesionales médicos aquello que nos angustia.

11. ¿Podemos tener relaciones sexuales?

Durante el primer trimestre del embarazo podemos tener tranquilamente relaciones sexuales: el bebé no corre ningún riesgo puesto que el útero se mantiene cerrado y el líquido amniótico actúa como un envoltorio protector del feto.

El primer trimestre del embarazo acostumbra a ser una etapa en la que se pueden generar sentimientos contrapuestos: la madre puede sentir mayor deseo sexual debido a los cambios físicos y hormonales que hacen que se sienta más bella, a un mayor riego sanguíneo en los genitales y a unos pechos más estimulados. La pareja también puede sentir mayor deseo hacia la madre debido a los cambios que se producen en la mujer.

En cambio, se puede producir un menor deseo sexual cuando la madre siente malestar, se preocupa mucho por el embarazo, tiene vómitos o náuseas, etc.

Será importante hablar con nuestra pareja sexual sobre nuestras dudas, intereses y miedos a la hora de tener relaciones. Asimismo, siempre podemos compartir nuestras dudas con los profesionales médicos que nos atiendan, especialmente si se trata de un embarazo de riesgo.

12. Embarazo y trabajo: ¿Qué debemos tener en cuenta?

En general, durante el embarazo la madre puede seguir llevando a cabo una vida normal. A pesar de ello, si creemos que nuestro trabajo puede representarnos un riesgo o tenemos molestias frecuentes o graves –como pérdidas de sangre, náuseas, mareos o vómitos persistentes, etc.–, será necesario recabar la opinión del médico y seguir sus indicaciones.

Categoria
Embarazo, Salud prenatal