El permiso por lactancia

¿Cómo se regula y en que consiste el permiso por lactancia?

Los permisos por lactancia dependen de los convenios y estatutos de los trabajadores vigentes. Actualmente el Estatuto de los trabajadores establece que la concreción del horario y periodo para disfrutar del permiso de lactancia corresponde a la misma trabajadora o trabajador dentro de su jornada ordinaria. Es decir, se trata de un permiso retribuido en que podremos elegir cuando haremos la lactancia, dentro de nuestra jornada laboral. La finalidad de este permiso es que la madre o el padre trabajadores puedan alimentar al bebé y facilitar la vida laboral, personal y familiar, independientemente de que la lactancia sea natural o artificial.

¿Quién tiene derecho al permiso de lactancia?

Este permiso de lactancia es un derecho individual de los trabajadores, sean hombres o mujeres, pero únicamente lo podrá ejercer uno de los progenitores en el supuesto de que ambos trabajen. En este sentido el padre o el otro progenitor puede empezar a disfrutar una vez se ha acabado la suspensión de 16 semanas del permiso por maternidad (el periodo es ampliable en dos semanas más por cada hijo a partir del segundo).

Duración, formas de disfrutar y solicitud del permiso de lactancia

Por lactancia de un hijo menor de nuevo meses tenemos derecho a ausentarnos del lugar de trabajo durante una hora. El permiso por lactancia finaliza cuando el niño tiene 9 meses. Si bien esta es su duración máxima, hay convenios que amplían el permiso de lactancia hasta edades más avances.

Esta pausa la podemos repartir en dos fracciones de media hora, media al inicio de la jornada y la otra media al final, o la podemos distribuir como mejor nos convenga, siempre que haya un acuerdo previo con la empresa, y lo comunicamos con quince días de antelación antes del inicio del permiso. La concreción horaria y la determinación del periodo para disfrutar del permiso de lactancia corresponde a la misma trabajadora.
El permiso por lactancia aumenta proporcionalmente en caso de parte, adopción o acogida múltiple. Es decir que, en caso de gemelos, el permiso de lactancia diario en lugar de ser de una será de dos horas, divisibles en dos fracciones.

Compactación del permiso por lactancia

También tenemos la opción de sustituir esta pausa por la acumulación de esta hora en jornadas completas, pudiendo disfrutar así del permiso de forma continuada después del permiso por maternidad. Para hacer efectiva la acumulación de la jornada es necesario que esta opción esté contemplada en el convenio colectivo o bien llegar a un acuerdo con la empresa.
En caso de que el periodo de vacaciones coincidiera en el tiempo con el permiso por lactancia, podremos hacer uso de las vacaciones en una fecha diferente. Así mismo, si el permiso por lactancia coincidiera con el de maternidad, podremos disfrutar del de lactancia una vez finalice la baja maternal, incluso aunque haya acabado el año natural.

Si optamos por la compactación del permiso por lactancia, ¿cómo calculamos los días que nos corresponden?

El número de días de permiso de lactancia se calcula sobre la base de una hora al día, descontando los días festivos y de descanso, desde que se solicita hasta que nuestro hijo cumpla nuevo meses.
Aunque haya una reducción de jornada o contrato a tiempo parcial, la acumulación continúa siendo de una hora diaria.
El cálculo acostumbra a dar un resultado de unos 14 o 15 días totales (en el caso de jornadas de 8 horas diarias) para poder disfrutar del permiso de lactancia.

¿Nos pueden despedir para solicitar o disfrutar del permiso por lactancia?

Todo despido que se produzca cuando la trabajadora o el trabajador hayan solicitado el permiso por lactancia o cuando estén haciendo uso es considerado nulo.

Categoria
0-1 años, Embarazo, Relaciones familiares y comunicación