Inteligencias múltiples

Hasta hace relativamente pocos años la inteligencia de las criaturas se medía en función de su coeficiente intelectual, resultado de unas pruebas que se centraban sobre todo en las capacidades del niño relacionadas con el razonamiento –inteligencia numérica, espacial y lingüística–. Actualmente, aunque también se sigue midiendo el coeficiente intelectual, el concepto de lo que significa ser inteligente y la manera de medirlo ha cambiado, ya que se entiende que los niños tienen una gran diversidad de habilidades, actitudes y maneras de aprender y de interactuar con su entorno. En este sentido, se han recuperado las teorías del psicólogo y profesional de la educación, Howard Gardner (1983), que consideraba que los niños, al nacer, disponen de varios tipos de inteligencia: es por este motivo que hablamos de inteligencias múltiples.

Conocer los diferente tipos de inteligencias nos puede ayudar a valorar mejor las capacidades de nuestros hijos, potenciando las inteligencias en las que destacan, reforzando las que les cuesten más, y ayudándolos a aprender de diferentes maneras. Los niños pueden adquirir numerosos y diversos conocimientos de diversas maneras. Lo que hace que sea importante que partamos de su propio interés por descubrir su entorno.

Nueve inteligencias diferentes: ¿Cuáles son?

Según la teoría de inteligencias múltiples de Howard Gardner, existen nueve tipos de inteligencias diferentes que se relacionan entre ellas.

  • La inteligencia emocional, también llamada inteligencia intrapersonal, es la capacidad de ser conscientes de las propias habilidades y límites para detectar, saber expresar y gestionar las propias emociones, sentimientos y reacciones y, en conclusión, para comprenderse a uno mismo.
  • La inteligencia interpersonal o social también hace referencia a las emociones, pero en este caso hace referencia a las emociones respecto a los demás. Un niño con este tipo de capacidad desarrollada es empático, es decir, capaz de entender a otras personas, de ponerse en el lugar de los demás, y de comprender sus sentimientos y su manera de pensar. En consecuencia, puede responder de forma adecuada a los estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y deseos de los demás.
  • La inteligencia naturalista es la inteligencia que utilizamos para observar la naturaleza y para entender e interactuar con el mundo natural.
  • La inteligencia musical es la capacidad de apreciar, identificar, transformar, aprender y expresar los sonidos y las formas musicales. Una criatura con la inteligencia musical desarrollada puede seguir diferentes ritmos, es sensible a los tonos, puede utilizar diversos timbres de voz…
  • La inteligencia espacio-visual es la capacidad de percibir y expresar el espacio y el mundo visual: los colores, las líneas, las formas, las figuras y sus relaciones en tres dimensiones.
  • La inteligencia corporal y cinética es la capacidad de controlar y coordinar los movimientos del cuerpo y expresar sentimientos con ellos, así como la facilidad de procesar el conocimiento a través de las sensaciones corporales. Los niños con inteligencia corporal y cinética son personas a las que les gusta especialmente tocar, gesticular, etc.
  • La inteligencia lingüística se manifiesta a través del lenguaje oral y escrito. Se refiere a la capacidad para utilizar las palabras de manera correcta al hablar o escribir, así como a la habilidad de comprender y explicar lo que se lee o se oye.
  • La inteligencia lógico espacial es la capacidad de analizar y resolver problemas utilizando los cálculos matemáticos, el pensamiento lógico, el razonamiento y las relaciones abstractas.
  • La inteligencia existencial es la capacidad de situarse uno mismo en el cosmos, hacerse preguntas sobre el mundo, sobre la existencia de los seres humanos y sobre la vida y la muerte.

El niño tiene nueve maneras diferentes de conocer el mundo. Nuestro hijo utilizará las habilidades con las que se encuentre más cómodo, motivo por el que será importante dejarlo jugar libremente, fomentar su autonomía, observarlo y no anticiparnos a sus logros. Poco a poco, desarrollará diferentes inteligencias a partir de sus experiencias y de las relaciones que mantenga con su entorno.

Nuestro papel será ofrecerle diversas oportunidades para conseguirlo. Participar en la vida cultural y artística contribuirá al desarrollo de su inteligencia visual, corporal y musical; dejarle que realice sus propios descubrimientos o poner nombre a las emociones que experimenta será una manera de potenciar su inteligencia intrapersonal; jugar con arena, agua… y salir de casa, de la ciudad, y del entorno habitual lo acercará a la inteligencia naturalista, mientras que los juegos de construcción le ayudarán a potenciar la inteligencia lógico-matemática.

Categoria
1-3 años, 3-5 años, Artículos recomendados, Desarrollo y aprendizaje, Desarrollo y Aprendizaje, Relaciones familiares y comunicación