Semana 11 de embarazo

Han pasado nueve semanas desde la fecundación y el feto ya está casi formado. Ahora mide entre 4 y 6 centímetros, pesa alrededor de los 10 gramos (¡unas 40.000 veces más grande que cuando era solamente un cigoto!) y su cabeza, que sigue siendo muy grande, ya es un poco más pequeña que el resto del cuerpo. Sus riñones empiezan a producir orina, el estómago ya se vislumbra y empiezan a desarrollarse los órganos genitales.

Un acontecimiento importante en esta semana es que ya están definidas las huellas dactilares del feto, que permanecerán inalterables a lo largo de toda su vida. En esta etapa también se formarán las uñas de las manos y de los pies. Y los dedos, que hasta ahora estaban unidos por una especie de membrana, empezarán a separarse y a adquirir autonomía los unos respecto de los otros.

El rostro del feto va cogiendo forma y ya no tiene aspecto de embrión, sino que se parece cada vez más al de una persona. Sus extremidades son más largas y ya puede mover las piernas. Aunque la madre aún no puede notarlo.

El corazón del feto late entre 110 y 160 pulsaciones por minuto. Aunque su corazón es independiente del de la madre, diversos estudios indican que, cuando la madre está estresada o nerviosa, transmite adrenalina al feto mediante la placenta, lo que influye en el ritmo cardíaco del feto. Así pues, en situaciones de nervios intentemos potenciar algo que nos transmita calma: escuchemos música relajante, paseemos… esto nos ayudará a calmarnos y a relajar a nuestro hijo.

Categoria
El embarazo semana a semana, Embarazo, Semana a semana