Semana 12 de embarazo

Aunque en algunos casos se puede escuchar el latido del feto a partir de la semana 10, a partir de esta semana los escucharemos con mayor seguridad en las ecografías que nos hagan. Ahora el feto mide entre 6 y 8 centímetros de largo y su peso se sitúa alrededor de los 18 gramos

Aunque en algunos casos se puede escuchar el latido del feto a partir de la semana 10, a partir de esta semana los escucharemos con mayor seguridad en las ecografías que nos hagan. Ahora el feto mide entre 6 y 8 centímetros de largo y su peso se sitúa alrededor de los 18 gramos.

La formación de sus órganos ya ha acabado y también ha finalizado la formación de los brazos y de los pies: los dedos ya están separados y ya se han formado las uñas. En esta semana tiene lugar la diferenciación de los genitales externos según sea el tipo de sexo del feto, aunque en las ecografías aún no se podrá diferenciar de manera precisa si será niño o niña. Para conocer el sexo de nuestro hijo será necesario que nos esperemos a la semana 15 o 16 de la gestación.

El feto continúa rodeado de líquido amniótico que regula su temperatura y lo protege de los cambios bruscos del exterior. Este líquido también actúa como un elemento protector ante determinados microorganismos que podrían provocar infecciones u otras complicaciones, también ante posible golpes. Al mismo tiempo también ayuda a que los nutrientes lleguen al feto –que se va tragando líquido amniótico–, y le permite moverse con libertad dentro del útero hasta las últimas semanas de gestación..

El protagonista de esta semana es el desarrollo del hígado, de un tamaño enorme en comparación con los demás órganos. Hasta ahora el hígado era el encargado de la fabricación de las células sanguíneas, pero al final de esta semana empezará a delegar este trabajo al bazo.

Durante el transcurso del embarazo la columna vertebral de la madre sufrirá modificaciones: la espalda se desplazará hacia delante y la pelvis se dilatará levemente a causa del peso cada vez mayor que deberá soportar el cuerpo de la madre. Para evitar o reducir el dolor de espalda, es conveniente ir cambiando de postura con frecuencia, coger los objetos del suelo con la espalda recta y doblando las rodillas, no mover objetos pesados y hacer ejercicios para reforzar la musculatura lumbar, dorsal y cervical.

Categoria
El desarrollo de tu hijo, El embarazo semana a semana, Embarazo, Semana a semana