Semana 7 de embarazo

La medida del embrión puede ser superior a los diez milímetros y la cabeza ya se puede diferenciar del resto del cuerpo. Se forma el cordón umbilical, y las piernas y los brazos ya han crecido.

Durante esta semana también se forman el estómago y el páncreas, aunque la secreción de insulina –hormona producida por el páncreas para poder utilizar el azúcar que llega a la sangre– no empezará hasta la semana 10 del embarazo.

También aparecen los que serán los primeros huesos, de momento aún como cartílagos y membranas que, más adelante, se osificarán. Falta poco para que se complete el paladar y se empiece a formar la lengua.

A pesar de que la placenta proporciona protección y una cierta inmunidad al feto, es importante que la madre tome algunas precauciones para evitar posibles infecciones que pueden suponer un riesgo para el desarrollo del embrión. Es aconsejable tener cuidado en lo que atañe al contacto con animales como los gatos y, sobre todo, sus excrementos, ya que pueden transmitir el parásito que ocasiona la toxoplasmosis. Así pues, intentaremos evitar el contacto con personas enfermas, especialmente si coincidimos con enfermos de rubeola o que padezcan alguna enfermedad de transmisión sexual.

Es importante evitar comer alimentos de origen animal crudos o poco curados y limpiar las frutas y las verduras, sobre todo cuando las consumamos crudas.

Los pechos continuarán creciendo y en estas fechas podemos experimentar una salivación excesiva, estreñimiento o mala circulación. Este último trastorno se incrementará durante los meses siguientes. Del mismo modo, a partir del segundo trimestre también acostumbran a disminuir las náuseas y los vómitos.

Categoria
El desarrollo de tu hijo, El embarazo semana a semana, Embarazo, Semana a semana