Siete recomendaciones para elegir un juguete

A continuación os proponemos diferentes criterios que nos pueden ayudar a escoger los juguetes para nuestros hijos.

 

La edad y el momento de desarrollo del niño: los juguetes deben adaptarse a las necesidades, intereses y capacidades del niño. A medida que el niño vaya creciendo podrá llevar a cabo nuevos tipos de juego. Será importante, entonces, escoger juguetes que lo acompañen en su juego.

Las posibilidades de juego que ofrezca el juguete, el uso que el niño pueda hacer y qué podrá conseguir el niño jugando con él. Por ejemplo, una caja de cartón puede convertirse en un coche, y las cazuelas y ollas de la cocina en una fantástica batería. En la imaginación del niño, todo puede convertirse en un juguete.

Juguetes que permitan que el niño sea el protagonista del juego: juguetes que permitan la acción, el descubrir, el experimentar… Por ejemplo, los juguetes más caros, los que parecen más estupendos por las luces y ruidos que hacen… no son necesariamente los mejores ni los más divertidos. Los juguetes preferidos del niño, seguramente, serán aquellos con los que pase un buen rato.

Las preferencias del niño: para escoger el juguete nos será de gran ayuda conocer sus preferencias: ¿A qué le gusta jugar?, ¿Suele jugar solo o en compañía? Podemos descubrirlo observándole mientras juega, preguntándole qué le gusta, eligiendo juntos el juguete… El juguete debe gustarle al niño, él es quien debe divertirse con él.

Elegir un juguete seguro: fijémonos en las recomendaciones del fabricante, en las instrucciones, en la edad mínima recomendada y, en los materiales con que está hecho.
Si los juguetes con los que juega el niño son objetos de la vida cotidiana, como botellas, piezas de ropa, o materiales naturales –por ejemplo piedras u hojas -será importante garantizar que no sean tóxicos y que tengan un tamaño adecuado: que no sean demasiado pequeños, para que el niño no se los pueda tragar, ni demasiado grandes para que los pueda manipular cómodamente.

Valores que transmite el juguete: los medios de comunicación hacen publicidad de cantidad de juguetes atractivos que pueden seducir a los niños. Si bien sus preferencias no tienen por qué coincidir necesariamente con las modas.
Ver la tele y navegar por internet juntos, o ir con nuestro hijo a las tiendas nos permitirá ayudarles a ser más críticos con el impacto de los anuncios y a poder diferenciar entre ficción y realidad. Por ejemplo, en un anuncio puede parecer que una cocinita tiene muchas piezas y hacer un montón de ruidos, y luego no ser así…

Cuando elijamos juguetes también debemos intentar evitar los estereotipos de género: A niños y niñas les puede gustar jugar al fútbol, ​​con muñecas, con coches, médicos… Dejemos que cada niño juegue a lo que quiera.

Categoria
0-1 años, 1-3 años, 3-5 años, Ocio y TIC, Ocio y TIC, Ocio y TIC