Tu hijo de 6 meses y 2 semanas

desarrollo bebe, habitacion bebe

Nuestro hijo se pasa objetos de una mano a otra, los golpea, los tira… y esto le permite descubrir las características de las diferentes cosas. También comienza a buscar los objetos que han desaparecido, le gusta que le escondamos un juguete para poderlo encontrar después, y se arrastra por el suelo dándose vueltas para descubrir el mundo que lo rodea.

Asimismo, desde hace unas semanas, es capaz de descifrar los diferentes tonos de nuestra voz, de modo que cuando nos dirigimos a él sabe si estamos contentos o enfadados.

Si ha estado en contacto con la música, quizás podrá reconocer algunas canciones y melodías.

Nuestro hijo se encuentra en un momento de plena actividad, pone a prueba todos sus sentidos y acostumbra a estar todo el día despierto –aunque todavía hace un par de siestas, a media mañana y después de comer. Quizás ya es capaz de dormir sin interrupciones por las noches. Si tal es el caso, y no lo hemos hecho hasta ahora, podemos optar por ponerlo a dormir en su habitación. Cada familia debe valorar cuál es el momento más adecuado para hacer este paso. En cualquier caso, evitemos hacerlo coincidir con otros cambios. Por ejemplo, si todavía no lo hemos pasado a la cunita, no lo hagamos todo al mismo tiempo: hagamos primero el cambio de habitación con el moisés con el que hasta ahora dormía, o bien hagamos el cambio de cama en nuestra habitación antes de pasarlo a la suya. Tratemos de introducir el cambio de forma progresiva y vayámosle acostumbrando poco a poco. En primer lugar, por ejemplo, puede hacer la siesta en la nueva habitación. Podemos mantener la estancia dejando entrar un poco la luz del día y pasar un rato con él… Cuando se acostumbre al nuevo espacio podemos probar que duerma allí por la noche, a oscuras. Actuar con normalidad le permitirá al niño ir regulando los periodos de sueño y vigilia con naturalidad. No será necesario cerrar la puerta de la habitación en la que esté durmiendo, sino que podemos mantener la puerta abierta para que nos pueda escuchar o, por ejemplo, disponer de un monitor para bebés para que nosotros también podamos oírle. Esto nos aportará tranquilidad, ayudándonos a asegurarnos que se encuentra en buenas condiciones.

Categoria
0 a 12 meses semana a semana, 0-1 años, El desarrollo de tu hijo, Semana a semana