Recetas en familia: Panellets

Recetas en familia: Panellets

Bienvenidos a Recetas en Familia, la nueva sección de Parentalis y M de Xocolata donde cada mes Eva Rodriguez, hija de pasteleros y tallerista creativa con chocolate, nos degustará con sus deliciosas y dulces recetas.

¡Si hay una receta estrella estos días, es la de los panellets! Es habitual comprarlos en la pastelería pero hace años y años que las familias también se los hacen en casa y la receta pasa en herencia de una generación a la otra.
Dentro de la receta base, que es almendra y el azúcar, cada familia tiene su variante y para ellos, estos son los mejores del mundo, no hace falta que insistáis, no saldrán de aquí, y tienen toda la razón, porque el gusto es el gusto, pero a las recetas además se tienen que sumar las emociones que nos surgen cuando comemos aquella cosa y los recuerdos que nos traen.
¡Os traigo la receta que he heredado yo!

Ingredientes:
600 gramos de harina de almendra
400 gramos de azúcar de lustre
Agua, unos 150 gramos aproximadamente

Ingredientes para los panellets de sabores:
200 gramos de piñones
1 cucharada de cacao en polvo
15 gramos de coco rallado
1 cucharada de café molido
1 clara y 1 yema de huevo

La receta para hacer en familia paso a paso:

Primero tenemos que hacer el mazapán.
Cogemos la harina de almendra y la mezclamos con las manos con el azúcar de lustre que ya habremos comprado hecho. Digo esto porque si no tenéis un robot potente, y os lo queréis hacer en casa, corréis el riesgo de quemar vuestro triturador.
Una vez tenemos muy mezclados los dos ingredientes, iremos añadiendo el agua ¡a cucharadas! Sí, a cucharadas y mezclando bien cada vez que añadís una, hasta que quede una masa amorosa y manipulable.
Ya tenemos la masa a punto para hacer los sabores. Podemos hacer porciones de 200 gramos, en que nos saldrán unos 20-25 panellets.

Luego hacemos los panellets con distintos sabores
De piñones:
Cogemos los 200 gramos de masa, espolvoreamos la mesa de trabajo con azúcar de lustre y trabajamos la masa haciendo un churro muy largo; hacemos alrededor de 20 o 25 porciones, ¡tienen que ser pequeñas!
Haremos bolitas y las pasaremos por la clara de huevo que habremos batido previamente. Esto nos irá bien para que se nos enganchen los piñones con más facilidad pasándolos por la mano donde tenemos un buen puñado de piñones; ¡no me los dejáis calvos! 😉
Y los vamos poniendo en un plato todos bien juntitos.
Dejamos reposar los panellets en la nevera 24 horas tapados con film transparente.
Precalentamos el horno a 230-250 gramos depende de cada casa, mientras los pintamos con la yema del huevo batido.
Recordemos que están todos juntitos en un plato, de este modo nos será más fácil que no nos rueden.
Una vez pintados, ya los podemos poner en una bandeja muy separados y los asustaremos al horno: esto quiere decir que les daremos un golpe de horno potente unos 5 minutos aproximadamente pero… ¡Alerta no les quitéis el ojo de encima! Así que veáis que cogen a un poco de color, hay que retirarlos.
¡Buenísimos!

Los panellets del resto de sabores, a cada porción de 200 gramos, le añadiremos el sabor que queramos, con más o menos intensidad, según nuestro paladar.
Igual que antes, espolvoreamos la mesa con azúcar lustre para hacer el churro y cortar las porciones.
Hacemos las bolitas y les damos la forma que queramos; tradicionalmente, los de café son un poco alargados y se hace una marca con un tenedor en medio, cómo si fuera un grano de café, los de cacao son redondos y los de coco tienen forma de montaña mal hecha.
También los dejaremos reposar 24 h antes de hornear.
El procedimiento es el mismo que antes, precalentamos el horno y los asustamos unos 5 minutos.

¡¡Que buenos!! 😜

¿Cómo pueden participar los niños?

¡A los niños y niñas les encanta hacer panellets! Mezclar los ingredientes con las manos, hacer los churros y las bolitas con la masa, decorar los panellets… Incluso algunos niños irán pellizcando y probando los ingredientes, disfrutando de los olores, texturas, sabores. Cocinar con los niños es divertido, una forma más de relacionarse y pasar tiempo juntos a la vez que aprenden y ponen en juego muchas de sus habilidades.

FAQ‘S

¿¿¡¡No hemos puesto patata!!??
No, la receta más original de todas, no llevaba patata, pero vinieron épocas difíciles y se empezó a añadir para abaratar costes, hasta hoy que perdura la tradición, incluso hay quién pone boniato. A mí no me gusta, encuentro que le da un poco de sabor y acaba matando el gusto de la almendra que es los que nos interesa. Así que yo particularmente, no soy partidaria. Añadir, que si tardamos unos días en zamparlos, se nos pueden fermentar.
Por una vez que hacemos panellets al año, vale la pena hacerlos únicamente de almendra.

Mi abuela ponía “CREMOR” que se compraba en la farmacia o en la droguería. ¿Se debe de poner?
El “CREMOR” es un ácido para mantenerlos blancos. No hay que ponerlo. Nos los tenemos que comer rápido, y ya está. Y si hemos hecho demasiados panellets, los podemos congelar.

A los de piñones, se les puede añadir dos gotas de limón para dar aroma. A los de sabores no es recomendable.

 

Créditos:

Eva Rodriguez de

 

Related Post

No Comments

Post A Comment